Un odio tan natural

DSC_0716Todos odiamos cosas. El odio, como el amor, es algo intrínseco al ser humano, no podemos vivir sin una cosa y tampoco sin la otra. Yo intento odiar lo menos posible y a los menos posibles pero siempre se escapa algo o alguien. La verdad es que afortunadamente puedo decir que, de forma concreta y específica, no he odiado a nadie en toda mi vida. Y mira que seguro que habrá quien me haya dado motivos. Sin embargo, soy de las que piensa que el odio contra otros no perjudica más que a uno mismo. Es mucho más sano pasar, fluir. El odio te coge por dentro y te amarga y yo en esta vida podré ser cualquier cosa menos una amargada.

Bien es cierto, también, que aunque no es mi estilo odiar sí hay cosas que aborrezco profundamente, pero quién no detesta algo. Una cosa sí os digo, no me fio y me generan muchas dudas y recelos las personas para las que todo es maravilloso. Y no quiero hacer apología del odio con este artículo ni muchos menos, más bien todo lo contrario: naturalizar un sentimiento tan humano.

Intentando hacer memoria sobre qué fue lo primero que recuerdo haber odiado me vienen a la cabeza, nunca mejor dicho, las horribles y enormes diademas, tan de moda en los ochenta, de miles de colores y estampados que nos colocaba mi madre a mi hermana y a mí y que incluso provocaron que nuestras orejas guarden una curiosa distancia con nuestras cabezas. Podríamos decir, aludiendo a términos ópticos, que están montadas al aire. A veces ese odio incluso se transforma, porque entre las cosas que aborrecía de aquella época las hombreras estaban en el top cinco, y sin embargo ahora les he pillado el punto para determinadas prendas.

Pero si hoy tuviera que hacer un ranking del odio, en primer lugar estarían, y no se ofendan por favor, los repartidores. Y es que no hay forma humana de hacer que vengan cuando anuncian. Si dicen que pasarán de tres a cuatro, que no te quepa duda de que acudirán en cualquier momento del día menos a esa hora. Por no hablar de las conversaciones previas con ellos por teléfono, pueden ser completamente surrealistas. Yo no sé si a vosotros también os ocurre, pero a mí consiguen amedrentarme hasta tal punto de que siempre acabo con ganas de pedirles disculpas por obligarles a hacer su trabajo.

Muy de cerca les siguen las losetas levantadas de las aceras, pocas cosas me sacan tanto de quicio como pisar una de éstas en un día de lluvia y ponerme perdida de agua y barro; las tirillas para colgar las camisas, jerséis y chaquetas de Zara que acaban asomando siempre por el escote y arruinando el estilismo; y el ruido que hace un tacón al pisar cuando se le ha caído la tapa. ¡Que sonido tan desagradable!

Tampoco me gusta que te corten la película o la serie en el momento más emocionante para ‘meter’ seis minutos de publicidad, ni la gente que aguarda atenta a que termines una conversación por teléfono para preguntar: ¿quién era?, y si ha conseguido identificar al interlocutor: ¿qué quería? Odio el olor a frito. Detesto que no pidan permiso para entrar, odio que decidan por mí, odio que no me dejen pensar y odio tener que explicar cosas que no necesitan explicación.

Y es que el odio más cotidiano es algo natural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s