Vacaciones 2017: Cádiz, Sevilla y Madrid

Hace tiempo que no pasaba por aquí, pero necesitaba unas vacaciones casi de todo. El año resultó ser muy completo y por lo tanto, pese a mi gran satisfacción con todos los logros alcanzados y las situaciones resueltas, también agotador. Incluso para mí, que no sé parar quieta ni un minuto. Sin embargo, llega septiembre y es hora de volver a las rutinas, al trabajo y también era hora de pasar por aquí de nuevo. Se me ocurre que la mejor forma de hacerlo, y la menos dura para mi persona, es contar un poquito sobre mis días de vacaciones y descanso. Escribir sobre mis viajes es para mí como viajar otra vez. Volver a disfrutar de esos días, esos paisajes, esos olores y sabores… de todas las buenas sensaciones que conllevan la despreocupación y la vida relajada sin horarios.

IMG_3770

Comencé agosto trabajando, pues había que dejar algunas cosas cerradas antes de marchar. Sin embargo, es un mes tranquilo en la ‘oficina’ y resulta muy productivo cada minuto que se dedica en el despacho. Así, el viernes 4 de agosto, después de una mañana de trabajo, partíamos a Caravaca para comer con la familia y despedirnos hasta el regreso. De ahí, poníamos rumbo a Sevilla, parada de dos días antes de llegar a Cádiz, nuestro destino. Reconozco que no conocía la ciudad y que, pese al calor de esas fecha, las temperaturas fueron bastante llevaderas y la disfruté muchísimo.

El primer día, llegamos prácticamente a la cena, para lo que elegimos uno de los sitios de tapas más típicos en la ciudad: Bodega Santa Cruz – Las Columnas, muy cerquita de la catedral. Bulliciosa bodega de barrio con barra de madera y simpáticos camareros. No teníamos mucha hambre pero sí mucha sed y la cerveza la sirven bien fresquita, como a mí me gusta. Después aprovechamos la noche para pasear por el centro histórico y decidimos ir hasta Triana, lugar donde teníamos el hotel, caminando por la orilla del río y así bajar un poquito la cena. Por la mañana, tras el desayuno maratón de compras por las calles peatonales del centro y visita a la catedral y los sitios más emblemáticos del centro. Comida por allí en una taberna y siesta en el hotel, dedicando las horas de más calor a descansar. Por la tarde, fuimos paseando hasta Plaza de España y pasamos allí prácticamente el resto de la jornada hasta la hora de cenar, que decidimos repetir en ‘Las Columnas’ y después disfrutar de, posiblemente, las mejores vistas de la ciudad de Sevilla y de la Catedral en la terraza ‘Pura Vida’, del Hotel Fontecurz, con un mojito en la mano y un concierto del solista sevillano ‘Carrasquilla’ que nos encantó y nos endulzó la velada con muchísimo arte (Os dejo algo suyo por aquí).

El domingo por la mañana, road to Jerez, donde teníamos el hotel que sería centro de operaciones para nuestras escapadas por Cádiz. Elegimos un hotel pequeño, de 30 habitaciones, y con muchísimo encanto en el centro del Jerez histórico: Asta Regia Jeréz y resultó ser un completo acierto, por el precioso lugar y por la fantástica gente que nos atendió esos días. La habitación era casi un pequeño apartamento con despacho, vestidor y un baño con bañera y ducha. ¡Nos encantó! Para comer, atendimos a las recomendaciones de Ana, una de las responsables del hotel que ayudaron a que nuestro viaje saliera redondo, y fuimos a: Las Banderillas, un tabanco, así llaman allí a los establecimientos que mezclaban el concepto de vida social de la taberna y la vocación comercial del despacho de vinos. Increíble relación calidad-precio. Por la tarde, nos acercamos a Sanlucar a ver la puesta de sol y a cenar a la Taberna ‘Casa Balbino’, una de las más típicas en la zona para comer los famosos langostinos. Además, el paseo por el pueblo es muy agradable.

El segundo día, visitamos Cádiz. Ya la conocía pero no deja de encantarme caminar por sus calles, por el Barrio de la Viña, por la zona de la Catedral y, por supuesto, por la playa de La Caleta. Comimos en ‘El Faro’, visita obligada si se está en la ciudad y tomamos el postre en un antiguo café del siglo XX restaurado en el que comer, escuchar música o degustar sus ricos dulces. Después, puesta de sol en La Caleta.

El tercer día en Cádiz, pasamos la mañana en Conil, visitando el bonito pueblo y haciendo algunas compras y comimos en ‘Los Hermanos’. ¡No puede haber local más típico! Después, tarde de playa en Caños de Meca y algún gin tonic en ‘La Jaima’.

El cuarto día, visitamos Tarifa y después de comer descansamos en la playa de Bolonia hasta la puesta de sol. De vuelta en Jerez, ducha y nuevo ‘outfit’ para salir a cenar por allí y despedirnos de la ciudad. Recomendación absoluta: ‘Albores’. Un fin de fiesta por todo lo alto.

Esta fue la primera escapada del verano, ya que después de volver al trabajo cuatro o cinco días, continuamos con las vacaciones con un viaje a Madrid con toda la familia. Todos los años dedicamos unos días a pasarlos juntos. Para ello reservamos un bonito y céntrico apartamento en la capital, cuando se viaja con niños esta opción siempre resulta más cómoda y práctica. Además, en este caso ellos mandan, así que, aunque tuvimos tiempo para una noche fantástica de risas tomando un bocadillo de calamares en la Plaza Mayor, una mañana de compras en Fuencarral, una visita al restaurante ‘Serafina’ y otro par de noches de vino y tapas en el apartamento, las actividades intentamos centrarlas en ellos: Museo de la Ciencia, parque del Retiro, jardines de Sabatini, teatro de títeres… y algunas otras actividades más.

En resumen, han sido unas vacaciones sin viajes de largo trayecto, pero disfrutando de estupendos momentos. Como dice un amigo, hay que estar feliz con uno mismo y serás feliz en cualquier parte.

 

Anuncios

Las vacaciones de la #MokaFamily

Comencé el verano prometiendo que haría un post sobre el eterno dilema de cómo enfrentarse al equipaje cada periodo de vacaciones. Sin embargo, como bien sabréis a estas alturas, falté a mi palabra… ¡Aunque no será por maletas hechas y deshechas! Y es que estas vacaciones han sido un poco extrañas. Yo las denomino, las de los planes frustrados. Las cosas no son como uno o una las planea, sino como al final ocurren. Por lo que lo verdaderamente importante, por encima de organizar, es saber adaptarse y reconducir las circunstancias para poder disfrutar lo que se tiene. Aquí va mi aventura, por si os interesa y también os ayuda.

Como cada año, mis vacaciones, por motivos laborales, son un poco intermitentes ya que tengo que realizar diversos paréntesis a lo largo de las mismas para atender compromisos. Algo con lo que ya cuento e intento prepararlas de forma que estas interrupciones no perturben demasiado el descanso y la desconexión. El verano pasado conseguimos enlazar los días suficientes como para hacer un estupendo viaje por Viena y Praga, del que ya os lo conté todo. Sin embargo, en esta ocasión los planes eran un poco más tranquilos y modestos, pero no menos divertidos ya que el objetivo principal era pasarlos #ConLaGranFamilia, y aunque el desarrollo fue distinto a la previsión tengo que decir que estuvimos junto a las personas que queremos, y eso es lo que verdaderamente importa.

La primera parada era en una zona rural del noroeste de la Región de Murcia, en una bonita casa de campo que pese a ser estupenda, no se adaptó del todo a nuestras expectativas, ya que la diminuta piscina y los ejércitos y huestes de avispas que merodeaban por aquel paraje no lo hacían del todo el destino de nuestros sueños. Sin embargo, tras empacar comida para un mes -aunque sólo íbamos una semana – y todos los trastos de los ‘chiquis’ decidimos probar suerte y dedicar los días a hacer excursiones por la zona, visitar pueblos de la comarca y jugar al monopoly; además de escribir y leer cuando los peques lo permitían. Aunque la experiencia fue incluso más breve de lo previsto – por un percance que quedó sólo en un susto importante tras acudir al hospital, el desplazamiento de nuevo a la ciudad para atención sanitaria nos hizo desistir de nuestra estancia campestre – guardo bonitos recuerdos de esos días, como la escapada a un precioso pueblo llamado ‘Letur’ en la que descubrimos unas preciosas vistas, una premiada piscina natural y un fantástico restaurante en una ubicación idílica en el que disfrutamos de una estupenda cena familiar. Además de estas razones, he de decir que pasar los días con mi hermana y mi madre, a las que no puedo disfrutar todo lo que me gustaría porque viven en otra ciudad, compartiendo confidencias supuso una carga importante de energía para mí. ¡Y qué diré de hacerlo también con los pequeños de la casa…!

Una breve escapada a Denia puso un bonito broche a esta primera fase de las vacaciones con excursiones a calas maravillosas, tardes de compras y noches de charla y conversación en familia realmente agradables.

En este momento, toca trabajar un poco. Y a la vuelta, unos días en la playa en los que, pese a ‘ciertas incomodidades’ en forma de mosquitos gigantes y colchones mata-personas, hubo tiempo para disfrutar de reconfortantes baños, atardeceres en el mar, ratitos de lectura y muchos muchos momentos de reflexión que ayudan a poner las cosas en orden para el resto del año y en los que puse las bases para proyectos personales que espero vean la luz en lo que queda de este y año y el que viene. También disfrutamos de una romántica cena a la orilla del mar que nos supo a gloria. 

De nuevo, de vuelta en la ciudad para atender las obligaciones. Y para quitarnos la sensación de no haber hecho nada en pareja -al menos los dos solos -, nos escapamos tres días a Granada para unas vacaciones un poco más románticas, con paseos al anochecer, cenas de mucho vino y risas y la intimidad que quizás habíamos echado de menos. Intimidad que disfrutamos y exprimimos en las pocas horas de las que disponíamos, pues tenía que volver al trabajo. Además, Granada es una ciudad que no deja indiferente a nadie, pese a haberla visitando en infinidad de ocasiones. Esta vez, nos alojamos en un hotel recién estrenado al lado de la Alhambra, lo que incluía unas preciosas vistas al despertar en el paquete. 

Así que entre unas cosas y otras, este verano tampoco hemos parado. ¡Imaginad la cantidad de maletas hechas y lavadoras puestas! Sin embargo, el disfrutar de momentos  con ‘mi gente’, pase lo que pase, siempre merece la pena.

¡Buen comienzo de curso a todos!

 

Los 10 ‘must’ de un verano ideal

A unas horas de coger las vacaciones, sentada en el sofá y pensando en todo lo que aún me queda por hacer para dejar la casa ordenada y preparadas las maletas para unos días de desconexión en familia, pienso en lo mucho que todos esperamos la llegada de este momento durante el año. Nos pasamos el curso soñando despiertos con lo que haremos estos días de descanso, lo que visitaremos y las muchas cosas pendientes que hemos dejado para la ocasión. Exóticos viajes, listas de libros por leer, proyectos incompletos, citas aplazadas una y otra vez que por fin tendrán fecha y hora… Sin embargo, muchas veces éstas no se plantean como uno imaginaba y toca renunciar, por unas cosas u otras, a las idílicas vacaciones que imaginábamos y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, que al fin y al cabo son las que de verdad nos hacen felices. Y es que si hacemos una lista de los 10 ‘must’ del verano ideal nos daremos cuenta de que disfrutamos más de lo sencillo.

DSC_0366.jpg

Ahí va mi decálogo de imprescindibles para unas vacaciones idílicas:

  1. Visitar algún lugar que no conozca. No es necesario viajar a África en un safari ni recorrer las islas griegas en un crucero para sorprenderse, basta con regocijarse del placer que supone descubrir un rincón nuevo.
  1. Días de sol y playa. Por suerte en Murcia no estamos obligados a hacer muchos kilómetros para cumplir con este ritual y además aún gozamos de pequeños espacios casi vírgenes para el baño donde disfrutar de lo salvaje.
  1. Cena de espetos con los pies en la arena. La gastronomía es otro factor que suma en nuestra cuenta de haberes en verano, y sino que se lo digan a la báscula en septiembre… Estoy ya no mola tanto.
  1. Una terraza para desayunar temprano leyendo la prensa. Madrugar porque uno quiere, sin estar obligado, y después de un paseo reponer fuerzas al aire libre disfrutando del café, la lectura, la soledad y el silencio.
  1. Una cerveza antes de cenar. Ese trago frío mientras que compartes confidencias y charla a la par que preparas la mesa y últimas los platos. Precisamente en ese momento, es cuando mejor sabe… y eso que está buena siempre. Además en verano, sienta mejor que nunca.
  1. Fiesta ibicenca con amigos. Para la que revuelves todo tu armario buscando tu look más hippie y en la que no puede faltar la sangría. Además como recomendación, mejor celebrarlas a mitad de verano, cuando ya todos tenemos un poquito de color y no nos sentimos ridículos al vestir de blanco nuclear.
  1. Una heladería cerca para el granizado de café con leche. Porque si está lejos a ver quién es el guapo que sale a las cuatro de la tarde con 40º a la sombra.
  1. Que te den las dos o las tres de la mañana al fresco, como se dice aquí, haciendo nada especial.
  1. No madrugar. Si uno trasnocha, esto se agradece. El placer de despertarse temprano con los rayos de sol y levantarse a bajar la persiana para volverse a la cama a retozar.
  1. Vivir sin reloj. Sin medir el tiempo.

Y a ti, pregúntatelo, ¿qué te hace feliz en verano?

DSC_0374.jpg

Nosotros, de momento, tenemos aquí seis días por delante para descansar y disfrutar de la familia, el relax y la naturaleza.

Posado playero

Ese terrible momento en el que nos sentimos obligados a probarnos el bikini después de un año de hibernación absoluta de nuestras carnes bajo los pesados y robustos abrigos, con los que se disimulan las estrías y la celulitis de una piel blanco nuclear, al menos en mi caso, y las lorzas, pliegues o pequeñas arruguitas –dependiendo del caso –que hace nuestro abdomen. Y lo peor es que éste no es más que el paso previo, después de pasar el trance y asimilar la imagen que te devuelve el espejo, hay que enfrentarse a las multitudes de las playas españolas y a las malditas fotos en bikini, que a través de las redes sociales ‘rulan’ entre tus contactos en menos de un segundo. Para verse de semejante guisa y sentirse igual de estupenda que posa ‘La Obregón’ con su bañador de ‘baywatch’ van una serie de recomendaciones:

IMG_4591

Como veréis, no me he atrevido a ponerla en bikini… 😉

  1. Lo importante es la actitud. Como en su caso, nuestro amor propio debe estar por encima de nuestro sentido del ridículo. Si tú te ves bien no habrá michelín que te estropee el posado.
  1. Los complementos distraen la mirada. Si lo que una o uno quiere es evitar que los ojos se fijen en su figura es fundamental elegir bien con qué se combina el traje de baño. Mientras que éste debe ser lo más básico posible, en los accesorios está permitido el ‘brilli brilli’ y los estampados cantosos hasta el ‘chonismo’ más profundo. Eso sí, evita las chanclas planas, de plástico y de dedo que además de que no estilizan nada son el anti-glamour de playas y piscinas.
  1. Respirar es lo de menos. Para lucir un vientre plano, o en su defecto un intento de éste, hay que olvidarse de nimiedades como respirar, sentarse o incluso ingerir cualquier tipo de alimento en las 24 horas previas al momento baño. ¡Pero qué es eso al lado de una buena instantánea en bikini con la que ser la envidia de todo tu timeline o muro de amigos!
  1. El kamasutra de los posados. No puedes bajar a la playa este verano sin haber consultado los miles de manuales con posturas imposibles, que además hay que ejecutar al tiempo, para lograr la posición perfecta. Meter tripa, sacar pecho, arquear espalda, apretar glúteos, separar piernas… y todo ‘at the same time’ que dirían los ingleses. Al menos en el de sexo una postura va detrás de la otra.
  1. La opción más conservadora, o elegante. Si aún después de todo esto, sigues teniendo tus dudas, es mejor que te decantes por la prenda estrella de esta temporada: el bañador. Si hace unos años estaban proscritos en las tiendas de ropa, ahora regresan a los escaparates; no sé si porque, como dicen, la moda es cíclica o porque ya somos muchas las que nos rendimos ante operación bikini. Sea como fuere, y creo que ya lo he comentado en algún que otro artículo, para mi amiga Laura el bañador es mucho más elegante, con lo que ya tienes excusa.

 

Si aunque no te resulta del todo grato inmortalizar ese momento, no te resistes a compartir una foto elige Instagram que tiene los mejores filtros y aunque no obran milagros sí disimulan.

¡Feliz verano!