Tiempo

Debo de confesar que yo también he empezado el 2022 haciéndome una serie de rectos propósitos. Sin lugar a dudas, el primero y principal es mejorar mi empatía intentando no juzgar y justificar aquellas actitudes o comportamientos que lejos de parecerme apropiados no son mas que manifestaciones perceptibles de carencias, dificultades y/o conflictos latentes.

Pero además de esta noble aspiración, hay otras propuestas más banales en las que me estoy aplicando.  Si hace unos meses compartía que, desde que había sido madre, me estaba resultando imposible la lectura en ‘gran formato’ –entiéndase ésta como libros o novelas -, he iniciado este ejercicio intentando volver a retomar este hábito que siempre me hizo feliz. Pero, como suele ocurrir con la mayoría de las cosas que suponen un esfuerzo, he buscado la compañía de quien me motive cuando flaqueo.

Mi hermana, que es de las lectoras más ansiosas que conozco, pues acumula varios ejemplares completamente nuevos en su mesita de noche cuando aún cuenta con torres de antiguos pendientes, comparte también esta escasez de tiempo propio, después de ejercer de abogada y madre de tres pequeños. Así, hemos creado nuestro exclusivo club de lectura, más que para entretenernos –que también -, para seguir escoltándonos y amparándonos como, hasta ahora, en diferentes etapas y momentos de nuestras vidas hemos venido haciendo.

Hemos decidido empezar por ‘El año del pensamiento mágico’ la novela más popular de la escritora californiana Joan Didion. La elección no debe ser causal, pues la fallecida periodista, referente en narrativa del siglo XX, cuenta en estas páginas la repentina muerte de su marido, el escritor John Gregory Dunne, haciendo una íntima y consistente reflexión y retrato del duelo.

Nosotras este año también hemos perdido a alguien muy significativo. Nuestra tía Valentina, a quien hace unos meses dediqué un artículo hablando de su gracia con los tacones, fallecía dejándonos sin la risa más sonora, sincera y alegre. Por desgracia, también sabemos que hacer el luto es importante y saludable y, quizás, con esta lectura podamos terminar de expresar lo que ahora solo nos atrevemos a murmurar entre dientes.

Han sido años crueles en los que hemos despedido a mucha gente y puede que en ese intento por hacernos fuertes en el epicentro del sufrimiento hayamos mermado nuestra capacidad para el duelo, amontonando un dolor tras otro a la espera del preciado tiempo.

Pues será eso precisamente, tiempo, lo que me regale este año para leer y/o llorar todo lo que aún tengo pendiente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s