La estrella lloró rosa

Decía Pizarnik, escritora argentina que pese a quitarse la vida con tan solo 36 años dejó una vasta obra, en ‘La noche, el poema’ que no hay nada más intenso que el terror a perder la identidad. Quizás fue este miedo a no encontrarse o reconocerse lo que llevó a la íntima amiga de Julio Cortázar –según la correspondencia que intercambiaron entre ambos y que años después se publicó -a este fatal desenlace. Y es que son profusos los artistas que se buscan y escrutan a través de su creación. A ellos mismos o a alguno de sus heterónimos, como concebiría y normalizaría el también fallecido joven Pessoa. Personalidades completas que, a diferencia de los pseudónimos, alcanzan identidades casi independientes al personaje y que se autoconstruyen y expresan en su obra. Esa búsqueda del yo es la síntesis o resumen perfecto del trabajo realizado en los últimos dos años por el artista plástico Omar Daf. O lo que es lo mismo: uno de esos diferentes ‘yo’ que conviven en el que algún día conocí como Luis Bernardeau, ingeniero civil, padre de familia y windsurfista, que desplegó su inquietud y anhelo artístico en otros personajes que hoy lo acompañan como parte de su uno y que buscan, a través de una creación frenética, su propia conciencia y su propio espacio.

La experimentación plástica es casi tan antigua como el hombre y sus interrogantes. Desde la fascinante y atávica cueva de Chauvet hasta la modernidad y posmodernidad que tanto y tan variado han puesto en el gran lienzo de la historia del arte. Pintar con manos, pintar con pinceles como armas de guerra o besar el lienzo con la delicadeza de un miniaturista medieval… Hay tantas formas de ver y sentir la pintura como las personalidades tan dispares que habitan la condición humana.  Esas que conviven en un mismo hombre pero afloran de distinta forma, con distintos nombres, en cada propuesta del artista. En cada búsqueda siempre hay un latido primigenio. Un pulso por verter en un soporte bidimensional aquello que parece no tener cabida en lo material pues habita dentro. Expresionismo abstracto y color libre, ácido en ocasiones , que nos acerca al informalismo e incluso a ecos del pop art. Omar Daf  bucea en ese mundo de color que embiste como ola que te cubre para después regresar a la orilla de un nuevo hallazgo.

En su última muestra ‘La estrella lloró rosa’, en honor al poema del autor francés Rimbaud, expuesta en ‘Laboratorio de Artesanía’, uno de esos maravillosos espacios que surgen para albergar las artes desde el centro a la periferia y comisariado por Tais Bielsa y Gloria Jiménez, recoge esa búsqueda personal a través de trazos, materiales y color, o ausencia de éste, inspirándose en recuerdos robados al individuo que ha colonizado, cual agente patógeno, o fantaseando memorias y lugares que nunca existieron como en ‘Una postal desde Marrakech de una familia contemporánea’ donde todo es invención. Una exposición que materializa su evolución desde los carboncillos que pintase bajo la tutela de la artista Miwako Yamaguchi a su experimentación con el color, las rosas que nunca lo fueron y que se convirtieron en estrellas, los paisajes simulados y casi oníricos, la producción de aliens que automatizó en sus noches de confinamiento y febrícula por COVID o las composiciones en las que se desmiembra en letras de poemas, collage y canciones para volver a reconstruirse. Construirse de nuevo en personajes que lo abstraen de la diminuta identidad del yo más cotidiano, sin el terror a perderla,  en este caso, sino con la posibilidad de experimentar la infinidad, propia del mar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s