La dura maternidad

Ser madre es, sin vacilación alguna, el trabajo más sufrido y arduo  que he realizado jamás. Pese a mi pronto ingreso en el mundo laboral y variadas experiencias profesionales, en ocasiones con jornadas de hasta doce horas de trabajo a lo largo de once días ininterrumpidos, creo que nunca había sentido, como en este contexto, la extenuación.

Sin duda, hoy alcanzo a apreciar con justicia el trabajo que hicieron nuestras madres y siento que, con las limitaciones de cada una y las dificultades de otros tiempos, no pudieron hacerlo mejor.

Y es que en la maternidad no hay jornadas reducidas, ni intensivas, ni, tan siquiera, partidas. Es una guardia de 24 horas perpetua. Y, aunque gozamos de más información y más recursos que nuestras predecesoras, también nos exigimos más y nos juzgamos más duramente. Ser madre supone, en algunos círculos, un derroche de cualidades, atributos y procederes que te capacitan, o no, para el puesto. Y vivimos angustiadas por alcanzar, en dicha materia, la excelencia. Ni que decir tiene que la teoría es bastante más sencilla que la práctica.

Esta rigidez en las formas, con un entorno severo e implacable, está pasando factura a nuestras emociones y nuestra mente, convirtiéndonos en un objetivo frágil y evidente. Haciendo de la culpa un sentimiento constante. Se nos exige, entre otras cosas, que trabajemos como si no fuésemos madres y que criemos como si no trabajásemos. Mientras que con los años se le ha otorgado a la educación de nuestros hijos una magnitud y trascendencia incomparable y extraordinaria, que celebro; se ha descuidado el bienestar, la confianza y la seguridad de la madre.

Y es que no atender a tus necesidades, por priorizar la crianza, no te hace mejor madre. Solo una madre más frustrada. No ceder o conceder con el móvil, tampoco te hace mejor madre si te convierte en alguien atormentado, irritable o colérico. Como apuntan en #lavidamadre –realista cuenta de Instagram sobre este ejercicio – “la leche materna es increíble pero nada sustituye a tu salud mental”.

Es el momento de olvidar aquella madre que querías ser, porque ésta no era madre, y saber que, paradójicamente, “detrás de cada niño feliz hay una madre que piensa que está fallando”.  “Si estás dando lo mejor de ti, estás dando lo mejor a tus hijos. No dejes que ‘lo mejor’ de otra persona te haga creer que no eres suficiente”.

La maternidad se te hace dura porque lo es, no porque estés fallando.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s